El XXIX Premio Andalucí­a de Periodismo, para ‘El Independiente de Cádiz’, con el que colaboró Editorial Tréveris

Portada de El Independiente de Cí¤diz con el reportaje de una de las ví­ctimas de la Sauceda.

Portada de El Independiente de Cí¤diz con el reportaje de una de las ví­ctimas de la Sauceda.

El Independiente de Cádiz, que estuvo en los quioscos durante 90 dí­as desde el 3 de abril hasta el 3 de julio de 2013, ha obtenido el XXIX Premio Andalucí­a de Periodismo que otorga la Junta de Andalucí­a, en la modalidad de prensa escrita, según informó la Asociación de la Prensa de Cádiz (APC) en un comunicado difundido el 19 de noviembre de 2014. Entre los reportajes publicados por El Independiente de Cádiz que destaca la APC figura el basado en el testimonio de familiares ubriqueños de José Rodrí­guez Lobato, una de las ví­ctimas de los fusilamientos del Valle de la Sauceda en 1936. Con El Independiente de Cádiz colaboró el personal de Editorial Tréveris en reportajes relacionados con la Sierra de Cádiz.

La Asociación de la Prensa expresó: «El Independiente fue un proyecto periodí­stico experimental e inédito en Europa. Por primera vez un grupo de profesionales asociados en un sistema cooperativo puso en marcha un periódico diario impreso, de ámbito provincial y enfoque regional, 100% libre de intereses empresariales y polí­ticos, con el objetivo de defender un periodismo independiente, honesto y enfocado con determinación en los ciudadanos.
El jurado ha querido reconocer la calidad e innovación que presentaba el proyecto. Sin embargo para la Asociación de la Prensa de Cádiz el merecido respaldo llega tarde. El Independiente de Cádiz fue una iniciativa de periodistas andaluces, una reacción frente a la crisis irreversible que sufre el sector, y el resultado de una voluntad inequí­voca de hacer las cosas de forma diferente que no encontró el apoyo suficiente de las administraciones.
El modelo periodí­stico del proyecto fue innovador, llamó la atención de medios de comunicación de todo el paí­s e incluso del extranjero, y fue elogiado tanto entre los lectores como entre los compañeros de profesión por sus contenidos de alta calidad, en los que se buscó dar voz a la ciudadaní­a y acercar, de nuevo, el periodismo a la sociedad.
La apuesta más destacable de este modelo fue El Independiente del domingo. El último dí­a de la semana, el periódico se convertí­a en un revista con 64 páginas a todo color y papel mejorado en la que los periodistas y propietarios del periódico llevaron a su máxima expresión su apuesta por el reporterismo, por los temas de actualidad con enfoque humano; por las entrevistas, por los personajes, por las grandes historias cotidianas y por los testimonios de la historia; por los amplios formatos, el fotoperiodismo, la infografí­a y las artes gráficas.
El dominical, premiado por la Junta, dedicó portadas a temas y personajes que configuran un reflejo de la realidad andaluza desde los más diversos ámbitos: cultura, polí­tica, memoria histórica, deporte, gastronomí­a, patrimonio, economí­a, crónica negra… Entre éstos, figuran el retrato de Paco Muñoz, ‘El Culi’, último habitante del poblado pesquero de Sancti Petri, en Chiclana; el testimonio de los familiares de José Rodrí­guez Lobato, una de las ví­ctimas de los fusilamientos del Valle de la Sauceda en 1936, que siguen intentando recuperar su memoria [reportaje escrito por Fernando Sí­gler]; las historias de los jornaleros andaluces a los que las reformas del campo mantienen al borde del abismo social; la descripción de las Cuevas de San Cristóbal, entre El Puerto y Jerez, como enclave de alto valor histórico y patrimonial abandonado por las administraciones; los relatos de superación de los jugadores del Club Safemi San Fernando de baloncesto en silla de ruedas; o la entrevista a Salvador Ortega, el inspector de la Policí­a que atrapó en enero de 1971 en El Puerto a ‘El Arropiero’, el mayor asesino en serie de la historia de España. Son solo algunos ejemplos de los cientos de temas publicados en esta revista dominical.
El periódico, también en su edición dominical, fue un referente independiente y honesto que llevó a sus titulares realidades que antes permanecí­an ocultas, dio voz a los más desfavorecidos y situó a las personas en el primer plano de la actualidad informativa, sentido único de la profesión periodí­stica.
El proyecto se convirtió en una reivindicación del oficio y de su papel decisivo en el funcionamiento de una sociedad democrática. También en una reivindicación de la independencia, como atributo denostado por los grandes medios de comunicación provinciales, regionales y nacionales.
El Independiente fue también una iniciativa de economí­a social, un proyecto de autoempleo liderado desde la comunidad andaluza. Fue un proyecto de periodistas dueños de su voz, de su libertad, y de sus principios éticos y editoriales. Y fue, sobre todo, un reflejo de la pasión de este grupo de profesionales por el periodismo y por esta tierra andaluza.
Desde la APC sólo podemos dar las gracias por intentar buscar solución a la crisis del sector. Por dar una lección de humildad, de trabajo y de lucha por vivir dignamente de este oficio. Felicidades».

En su página de facebook, El Independiente de Cádiz expresó: «El dominical de El Independiente de Cádiz es desde hoy Premio Andalucí­a de Periodismo. El jurado ha seleccionado nuestra revista del domingo por unanimidad tras valorar su calidad periodí­stica extraordinaria. Enhorabuena a la treintena de soñadores que demostraron que otro tipo de periodismo era posible. Lástima que el reconocimiento venga ahora, a tí­tulo póstumo. Gracias a todos aquellos que formaron parte de este proyecto, y a todos vosotros que creí­steis en él».

Palabras de Jorge Garret
Uno de los impulsores de El Independiente de Cádiz, Jorge Garret, escribió: «La revista del domingo de El Independiente de Cádiz es Premio Andalucí­a de Periodismo. El jurado lo ha decidido así­ por unanimidad, valorando la calidad periodí­stica extraordinaria del proyecto. Hoy es un dí­a muy grande, es un dí­a que hace justicia a muchas cosas, es un dí­a que da sentido a todo. Y tengo tantas cosas que decir y tanta rabia y tanta alegrí­a que me desbordan.

Y quiero decir que este premio es de quienes creyeron e hicieron posible este proyecto, de quienes pusieron aquí­ su talento y su valentí­a. Adolfo Salvador, Alma Baro, ílvaro Rovayo, Jesús Bablé, Begoña Casas, Borja Benjumeda, José Braza, David de la Cruz, Desiré Cifuentes, Rafael Avilés, Isabel Bermúdez, Francisco Jiménez ‘Jimmy’, José Pérez, Juani Amaya, Jorge Garret, Juan Luis Jiménez, Mari Carmen Andrades, Mamen Rocha, Rafa Estrada, Fernando Sí­gler, Laura Montes, Maripaz Martí­nez, Jorge Miró, Juan Manuel Reina, José Padilla, íngeles Peiteado, José Luis Porquicho, Raúl Jiménez, Ernesto Orellana, Marí­a de los íngeles Robles, Francisco Romero, Teresa Geneiro, Vanesa Perondi y José Vilches, Iván del Rí­o, David Pielfort, Miguel Albandoz, í“scar Lobato, Daniel Heredia, Daniel Mainé, Martí­n Cabo, Javi López, Shus Terán, Pepa Pacheco, Enrique Alcina y Elisabeth Iborra, además de todos los columnistas, y de todos aquellos que pudieron incorporarse después y de cuyos nombres me pueda olvidar, y con los que me disculpo por adelantado.

Este premio también es de una serie de personas y amigos a los que llamé para que participaran en la revista, que puede que solo dijeran sí­ por su amistad y respeto hacia mí­, y con los que, en cierta forma, me siento en deuda: Daniel Mainé, Dani Pérez, Gonzálo Hohr, Paco Sánchez Múgica y Natanael Bello.

Este premio tiene mucho de tres periodistas: Fali Avilés, íngeles Peiteado y David de la Cruz: sin vosotros, por muy diversas circunstancias, nada habrí­a sido posible. Y os doy las gracias a los tres por muchas cosas que nunca olvidaré.

Este premio también es para los que no solo son incapaces de soñar, sino que se empeñan en impedir que los demás soñemos.

Y este premio también es de Cristina Dí­az, que me acompañó a lo largo y ancho de los Picos de Europa en un dí­a nublado de agosto buscando una oficina de Correos para enviar la candidatura, a Cristina, que aparcó en doble fila y pagó las fotocopias de 20 periódicos porque yo nunca llevo dinero encima. Por eso, y por ser la persona que siempre ha creí­do en mí­.

AMIGOS, HICIMOS UN GRAN PERIí“DICO».